jueves, 7 de abril de 2016

¿Tiempo al tiempo?



Por ahí dicen que hay que darle tiempo al tiempo, pero yo opino que no es así. Al menos no en todos los casos. A veces el tiempo pasa y todo sigue igual. Hay cosas que el tiempo no hace olvidar. Quedan grabados recuerdos, lugares, momentos, olores, sonidos. Y no importa si pasan uno, dos o tres años, sigue sonando igual, sigue oliendo igual, se sigue sintiendo igual, y eso el tiempo no lo cambia.

Llega el momento en el que toca reconocer que no podemos solos, que el tiempo tampoco puede, ni todo lo nuevo que vivamos. Sólo Dios puede. Algo sobrenatural, más allá de lo humano, lógico o racional. Más allá de lo que podemos entender.


Creo que no se trata de olvidar, sino de algo más, de soltar, dejar ir, dejar fluir y acostumbrarse. Y en ciertos casos, es difícil hacerlo solos. ¡Qué bueno que tenemos a Dios!